CÓD.S16-03 ONLINE

La formación técnica de los campesinos en Colombia durante la reforma agraria de 1961

Los años 60 del siglo XX fueron los “años dorados” de las reformas agrarias en Latinoamérica, como procesos en los que la ampliación de la frontera agrícola, la tecnificación del agro, la expansión del capitalismo agrario aunado al proyecto de conformar una clase media rural con campesinos no sublevados sino propietarios, fueron factores mucho más decisivos que la propia alteración de la tenencia de la tierra que, desde el siglo XIX, se concentró en un sector muy pequeño de terratenientes que durante los siguientes años fueron acaparando más y más hectáreas. Colombia fue uno de los países que decidió seguir las directrices estadounidenses durante la guerra fría con las que se pretendió contrarrestar el fantasma del comunismo que amenazaba con la expropiación de tierras a los latifundistas, implementando una reforma agraria “desde arriba”, con cambios parciales donde primaron colonizaciones y parcelaciones esporádicas de tierras baldías poco productivas, perpetuándose relaciones de servilismo y gamonalismo en varias regiones del país.

Para organismos internacionales como la OIT y la Unesco, el éxito de los programas de reforma agraria y colonización dependía del mejoramiento integral de los campesinos beneficiarios y sus familias, lo que se lograría no solo con la adjudicación de tierras, sino siendo receptores de una adecuada capacitación técnica y una eficiente formación. Por tanto, uno de los objetivos del primer gobierno nacional que lideró el proyecto agrarista entre 1958 y 1962, consistió en preparar al campesinado colombiano para que asumiera un rol como propietario, con conocimientos y habilidades para la explotación económica del predio que se le adjudicó y de esta forma mejorar sus condiciones de vida. Para ello, se emprendió un proyecto pedagógico liderado por la iglesia católica en un primer momento, en el que se llevaron a cabo procesos de alfabetización, cursos de capacitación técnica para el aprendizaje de conocimientos necesarios para la explotación agrícola de los predio adjudicados en las zonas de colonización, con el cual se esperaba que mejoraran los ingresos de cada familia consolidándose así una clase media rural “creyente de Dios y respetuosa de la propiedad privada”.

En este texto se pretende dar a conocer el proyecto pedagógico de la reforma agraria de 1961 en Colombia, las instituciones encargadas de la formación técnica, los conocimientos que los campesinos recibieron, entre otros elementos con los que se lograron resultados positivos en la disminución de los índices de analfabetismo y en la organización campesina en algunas zonas rurales, también fue un mecanismo de persuasión para que los campesinos abandonaran la idea de exigir redistribuciones de tierras que ya tenían dueños, favoreciendo el latifundismo y menguando una lucha que se venía fraguando desde los años 20 y que se fortalecía a partir de revoluciones agrarias como la cubana.

Se recurrió a la revisión de bibliografía especializada en el tema, así como a documentos oficiales sobre colonizaciones y formación técnica que reposan en el Archivo General de la Nación en Bogotá, así como la revisión del periódico El Campesino, medio de comunicación creado por la iglesia católica específicamente para dar a conocer en este las ventajas y bondades de proyecto agrarista.

Palabras clave

Campesinado Colombia Formación Técnica Reforma Agraria

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Leidy Carolina Plazas Diaz

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 4 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Raquel Paulina Arce Negrete

      Comentó el 23/12/2021 a las 19:28:58

      Sé que esta ponencia esta enfocada en Colombia, pero es fascinante, aunque creo que a lo mejor para algunos otros no, las múltiples coincidencias en los "objetivos" y formas tomadas por diferentes lugares dentro de Latinoamérica, del cuál destaco México del cuál soy oriunda. Yo te preguntaría ¿crees que está educación llegada a estas zonas se ha estancado en Latinoamérica? es decir, el maestro rural va más allá de simplemente alfabetizar y dar una formación técnica, o se ha mantenido; yo lo digo porque al menos en mi experiencia, aunque ha habido avances los métodos y alcances de la educación en este medio siguen siendo muy limitados, y por momentos pareciera hasta olvidados, solo vestigios del pasado y una "justificación" que aboga todavía hay inclusión y oportunidades "iguales" para todos.

      Responder

    • profile avatar

      Liliana Formento

      Comentó el 14/12/2021 a las 02:28:20

      Estimada Leidy Carolina Plazas Diaz es muy interesante tu ponencia y como sugieres, es necesario situarse en el contexto de la reforma agraria para América Latina emanada de la Alianza para el Progreso por un lado y del accionar de la iglesia en la alfabetización, por otro. Además, si bien queda expresado que son políticas que desconocen la realidad del campesinado latinoamericano, cabria preguntarse, sí realmente los objetivos eran tan amplios como se creía (erradicar la pobreza) o simplemente como subyace en tu presentación, contención para evitar la entrada del comunismo y propiciar una clase obrera rural disciplinada que serviría como caldo de cultivo para la emergencia de las FARC, y más aún teniendo como antecedente el bogotazo.

      Responder

    • profile avatar

      Raúl Tanasio

      Comentó el 13/12/2021 a las 14:05:29

      Estimada Leidy Carolina,
      Enhorabuena por la ponencia.
      ¿La mejora profesional del campesinado ha tenido algún impacto en la participación pública y política del mismo?
      Muchas gracias.
      Un abrazo fuerte desde la Asturias rural.

      Responder

      • profile avatar

        Leidy Carolina Plazas Diaz

        Comentó el 13/12/2021 a las 15:04:43

        Raúl gracias por tu comentario. Ha sido mínima la participación política de nuestros campesinos, es un grupo social que lastimosamente sigue siendo marginado, excluido y golpeado por el conflicto armado. No obstante su espíritu asociativo continúa, son varias las organizaciones conformadas por ellos en pro de poder comercializar sus productos, siguen teniendo un amor inmenso por la tierra y sus familias, pero son temerosos y serviles, por lo que en algunas situaciones se han dejado manipular por políticos corruptos, llevándolos a tomar malas decisiones. En la actualidad existe un partido político, MAIZ, que pretende abanderar las necesidades de los campesinos, entre otros intentos por llegar a las arenas de la política con movimientos sociales como el de DIGNIDADES, pero por ahora creo que son incipientes..

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.